Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

26 de junio de 2012


En un bar
(francisco garzaro, junio de 2012)
                                      
                                              
Se me ocurrió
hoy
de repente
     pensar en vos
¡¿dónde estarás?...!

apuesto
puedo apostar                                                  
     en algún bar
estarás
     tú a tú
     conversando
locuaz-mente
     caramelosa-mente
cualquier
     babosada
     con tu güichguan
     equis
extranjero
  seguro 
ningún 
     muerto de hambre
ningún
     cualquier gabacho
vos
     --casi te veo--
encandilada
     en-can-tada
plena
     de amarante 
          euro-coperacha
     rajoiana
     ...mmm
estarás
     olorosísima


        (La rutina, tu cotidiana rutina)


No sé porqué
pienso en vos
     tan diferentes
somos
como un coyote
     de una culebra
ni siquiera me gustás
     demasiado
 la memoria
alguna 
relación tiene
con vos
     o alguna 
como vos
¿me entendés?
es como recordar cuando fumaba:
igual con vos
     pero podría 
olvidarte
como al cigarrillo
stop
solo verte
en los estanquillos
     de lejos
stop
leer
que produces
stop
    cáncer
 stop
dolencias cardio-respiratorias
stop.
Pero tus ojillos
son de animaleja cariñosa
y eso
     francamente
atrae
a cualquiera.

Por eso ahora mismo
cuando se espesa mi saliva
segrega mi cerebro un dulce
melocotonoso discurso
convertido al amor
     para rodearte de magma
     amorante
puedo decirte
     con toda confianza
y seguridá
     aunque
tristemente no te ame:

“te regalo al aire
lo mejor
un soplo
 te regalo
 un pájaro
 repentino
 pasará 
 enfrente de vos
 lo verás pasar
 batiendo sus alas
 camino al olvido
 a tu horizonte".


 Hoy la tarde es gris
         musical
    (si se quiere)
mas no está tu violín
     porque vos
conversás 
     en un bar
o comés algo gourmet
     o deliciosa comida basura
     la rutina
tu vida
sola
con algún
forastero
lejano.
    
Yo pensándote


19 de junio de 2012


Cuba
Dos poemas de miguel crispín sotomayor en memoria de Mozambique*


  


(*Dibujo del poeta)


Palhota



En esta choza vive el hambre.


El hambre aquí vegeta

dormita bajo la piel

del hombre que los profetas

nunca es acuerdan de él.


El hambre aquí se embriaga

en la fe al ser divino

el hambre aquí se traga

al hombre en su capuchino.


















                             

12 de junio de 2012


Podría escribirte dulces palabras
(francisco garzaro, junio de 2012)

Te diría:

“Me llenas de olvido
de olvido me llueves
mojado de olvido
quererme no puedes.

Aún arde la huella. Tu mirar
centella
¿adónde va al viento tu beso?
del aire quisiera llevarlo a mis labios
sorber su miel tu azúcar
 ¡oh! si supieras
cuánto día a día,
costeña,
te extraño”

pero llevo un perro hambriento
atado al esternón 
que se me muere siempre
y un pajarillo enterrado en el jardín
muy alto alojado
en las torres
    de fantasía distante       
además un árbol
llevo
    pequeño y viejo–
en el corazón o tal vez
en la memoria
de campánulas rojas.
Asunto serio 
    –muchacha–
porque amo al perro
al pajarillo
al árbol
a las campánulas rojas
¿ves...?
Cómo
entonces
escribir “te amo”
en dulce tinta

si duele 
un carajo
llora sangre la vida
            será quizás
al llevar
como ella
       –la que tanto amo–
en la vida
un perro
un pájaro,
cuando
florezcan
por fin
en ti

          dos

tres

campánulas rojas.

5 de junio de 2012

Un poema de amor no es el punto necesario...
(francisco garzaro, junio de 2012)

                                                                                               
  Un poema de amor no es el punto necesario
porque hay más quereres tibiamente alejados de vos
separados de tus ojos por ejemplo el territorio
los pájaros las flores las fieras bellos insectos la botella verde que recogí del mar;

la ruta con mi padre
el asombro en el bolsillo la melodía silbada
el viento en la cara como si no pasara nada medio triste el viejo
 y el día despuntando en caminos aplastados por camioneros
guiando enormes timones;

salté la niñez al éxtasis de bruces a mi amor por lo salvaje
 sin miedo
(el fusil a tientas en las noches por los caminos olvidados luceando 
inocentes conejos
mientras afanoso palpita el corazón).
 Es la vida.

Culpo a Verne a don Emilio Salgari al gringo Twain de mi forja aventurera
a De Amicis le acuso de haberme tocado para siempre el corazón 
que hoy por fin ya vive sobrio en mi cabeza mas fuma alguna vez me aguada
me ablanda el caminar
a ellos pero no solo a ellos sino a los que fueron llegando a la desolación 
a mi oscurana 
con sus linternillas los otros poetas vitales griegos antiguos alemanes decimonónicos 
ah Ché Martí  Brouwer o Silvio 
hay chinos irlandeses salvadoreños Roque
mexicanos Roque y guatemaltecos Roque más Otto más Obregón
a todos os acuso por quien soy:
finalmente
acusador;

hubo profesores risueños severos responsables
de lo que soy he sido
universitarios vox magister llegados hermanos de quien fuimos y somos 
oh padre trabajador oh clase trabajadora todavía cantas en tu timón la madrugada 
 laborando laburando
oh compañeros exaltados sois voltaje doblado en la maleta
que tendí orgulloso en alto al sol veinticuatro horas como quien seca ropa
para llevar bien puesta en adelante.

Ves
así el prisma
–amor primigenio–
levantó a millares preguntadoras abejas
 conste
a vos ni te pensaba 
por lo menos a tu carne ni a tu hueso
así tras camino corrido descaminé la vida
tropecé dos tres tantos yéndome a las luces del valle
de los ecos
 éranse otras manos oscuras quemadas a puro leño ardiente 
a mal pagado jornal manos a millares
qué diría mamá tan cuidadosa oh chichí el que arrulló;

y fijáte vos fijaos vosotros vosotras todos todas como hoy se dice
fui vine de nuevo hube de irme de nuevo
  me babosiaron me babosié meti la pata la saqué
y de nuevo creyendo creyendo creyendo una otra cosa
tenía fe ese bicho amorfo tranquilizante mariguano
ah! la mano suave acariciadora de mi madre piadosa ah! la enérgica soñadora 
de mi tanguero padre ah! los curas ensotanados ah! su acto-de-contricción
ablandador de deseos
deli-pecaminosos
ah patojo cipote chigüin mozalbete chamaco buscador con ton con son
la ceguera la ceguera la ceguera oh! y la poza dulce diojos como los tuyos
o parecida más bien y me tiré alagua y me bañé y me bañe en otras como vos;

(por la esquina íngrimo de noche caminaba el armador 
al que llámanle Roque o Roquito 
como la Poniatowska prologuiando el libro levemente odioso
 y chas otra mojazón pal río camino del mar  
pal mar por esta sangre la libertá 
mas silban duendes brujitos sisimites dieguitos cipitios lloronas siguanabas
 vírgenes moiseses mesías encantamientos
oh! pero boga docto loco astral digno don Salarrué); 

¡fantasmas!

mundo-que-ya-no-fue-mi-mundo creció barba a mi cerebro cpu
 que llevo conmigo dondequiera
¿sabéis? cada minuto soy cabalmente un minuto menos bruto menos mono.

El amor por eso y por vos y por otras como vos
o sea globalmente por vosotras
o vosotros
no es un asunto estrictamente sensitivo-sentimental sino que me parece
más bien un rico oloroso queso maduro o una cerveza bien fría
o un Quique Sinesi bien tocado o la Papandreou guitarra en mano
o la memoria en pleno
la vía láctea
y no puedo amarte solo a vos ahora que vuelo en mil pedazos
cuando llego a mi edad de piedra preciosa a mi siglo veinticinco
digamos necesito amar la hierbabuena tu independencia
tus 360 grados
amar intensivamente
extensivamente
pese a todo
a ella a la que me pregunto que es finalmente el animal que amo
con su forma de mujer 
vos sabés nuay traición por ninguna parte
que te amo a vos de veras arraigadamente apasionadamente
dialéctica-mente
así veraz como que no hay ratón en casa y sí humedad en la pared de nuestro minúsculo jardín.

No pido perdón por esto no hay porqué por todo luanterior es que un poema de amor 
no es necesariamente meloso o el punto obligado de la poesía 
mucho menos en una relación de tú a tú ni de nos a nos 
que no es asunto de reflexión sino de inflexión
que es algo así como la existencia de los anteojos del gallo
o como el aborto anticipado de la traición 
ahora sé porqué admiro –que es otra manera de amar– al cangrejo que llaman Caballero
 por dialéctico
por moverse multidireccionalmente
al caminar por la vida un todo-terreno
sobre todo por sus ojazos giroscópicos tan diferentes
de los tuyos
 de los vuestros;

oídme bien:

Un poema de amor ahora o siempre lo ha sido es rebelión es pálpito contra reloj
vuelo recontra gravitacional desconocimiento del desorden o del orden acatado
fuera del manido cómodo recurso posmo anarquizante 
un poema hoy es amar-te 
ama-ros sin derecho propio en o sobre vos 
ni sobre ninguna ella ni aquélla ni título alguno
 sin maestría solo calorcillo acompañado 
solo nuestra ternura 
donde cabe donde puede caber 
el diverso mundo para poder respirar y cantar
uni-verso.

Un poema de amor por ello no es el punto estrictamente necesario.