Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

14 de junio de 2016

Rolando Revagliatti,
Argentina


Espectadores de "Hernani" de Víctor Hugo


"¡Mueran las pelucas!"

Románticos silbidos desaprueban puñetazos
y proyectiles clasicistas en aquel debut

El cuerpo a cuerpo de los cuatrocientos románticos
empecinados contraponiéndose a la mediatización
de las armas de fuego empuñadas
y disparadas algunas desde lejos
por clasicistas, calvos y genoux
aun en las cuarenta y cuatro representaciones subsiguientes

Solo, emboscado en su palco, reticente
se regodea Chateaubriand

"¿Respondes de tus hombres?"
increpa Gerard de Nerval, el emisario del autor

Balzac y Lassailly, en el primer piso del teatro

En la platea, con todo su carisma
desde su levita roja de siempre, Théophile Gautier:
"Por el cráneo donde bebió Byron en la abadía de Newstead, respondo por ellos"

Berlioz, en el segundo piso.  

2 de junio de 2016

Miguel Crispín Sotomayor,
Cuba


DECIR


Yo te podría decir que para ser feliz

ya no me es necesario esto ni aquello.


Esto como tu risa, tu canto,

tu cabellera suelta al viento

y pasos que sin prisa no dejan de correr.


Aquello como mutuas caricias, el amor hecho,

y el despertar unidos por un beso.


Podría decirte más:

que nunca estás en lo que pienso

o que me gustas más en los recuerdos

que en tu hoy olvidadizo.


Te podría decir, sin sonrojarme:

no te miento.