Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

28 de febrero de 2012


Condena
(francisco garzaro, 2010)

Léeme las venas maldito
y sabrás cuánto amor escondido llevo
por tantos años ahí diluido
como diluvio contenido en cada lágrima

Es éste el veneno que te tengo
y es la única manera de premiar
tu alevosía
esa criminalidad
cuando lanzas flores al difunto que inmolas
eres como se dice hijueputa y no tienes perdón
nuestras vidas te condenan al lado oscuro lejos del sol
y ahí has de estar envuelto y bien atado en metal
necesariamente antioxidante
dada tu perniciosidad viscosa que puede
contagiarnos como estamos
de virus y alimento en desamor

Sácame arcángela voluptuosa de la vida
estos pesares que llevo arrastrados
en las calles
oh vida cuánto te debo que debo llegar al extremo
ahora la agonía convida y es hora de besarnos
todos más todas juntarnos de manos
quién te dijo oh pedazo de artista
que podías pasear tus monedas
por nuestra frente
cómo serás que cortas alas
níveas del pueblo desde tu tijera

Maldito te condeno a la ausencia espantosa
al Xibalbá
que mereces
no untarás más ocres escatológicos
a la luna y Afrodita
fastidias al hartazgo con tu permanente fatua risa
cada vez cuando chocas con la mía tu impune tu teatral mano
y mi mano resentida impregnada queda
de manchas
que he de lavar
presuroso
hasta el brote de la sangre

Ah oportunista perfumado
de pálidas modernidades
en este patio trasero
te conozco sé de dónde te vienen
los tufos
pronto las caracolas pasearán sobre tus huesos
y tu gavilla se irá por el tubo
ya no te veré arrogante
parasitador de nuestras vidas y muertes
te denunciaré en todas las paredes con pintas
que son gritos
de eco en eco por toda la ciudad
sin mirada caramelosa
te doy
todos los ácidos
que necesitas para purgar
tu existencia

Pero mírame bien falseante, que ajeno soy a todo pacto
de paz harinosa
ya se forma en el aire una espiral de pelícanos bravíos
y no tienes idea de la potencia de este arsenal en flor
ni siquiera sabrás cuál rayo de luz partirá tu negrura
ni de dónde brotarán las estrellas tantas
y no dudarán las bravías mujeres en levantar igual
su puñal juzgador
para asestar a tus labios besucones la justicia

Hoy te condenamos con el poder de la furia
puedes huir antes que el amor de este pozo implacable
de justeza cristalina
haga jirones tu putrefacto vivir
mírame estas gotas de rocío sobre mi esternón indignado
advierte como cantan la trova los guerreros alados
santos sin devoción que harán brotar vino de tu agria saliva

Léeme por última vez las venas
bébetelo todo
hasta el final
este mercurio plateado caliente
muérete por dios sin que tengamos que extinguirte
y sin que ninguna azucena triste venga
jamás a nuestra historia.



14 de febrero de 2012

miguel crispín sotomayor, Cuba

Eutanasia



Si alguna vez olvido

que las balas batistianas cruzaron a Armando

en el Puente de Boniato,

que Trillo es un monumental bloque de cemento

junto al mar de Santa Cruz,

que Casimiro fue cazado

en una traicionera calle de Managua

y Walsh, en una de Buenos Aires;

o que Roque Dalton fue asesinado dos veces

o que a Víctor Jara le quebraron la voz y las manos

o que el Ché se ocultó

para reaparecer montado en Rocinante

y no acumulo valor,

el suficiente,

hazme un favor: mátame.