Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

29 de marzo de 2011

Animal herido

(francisco garzaro, 2011)


Míralo bien, muchacha,

apártalo

no sea que quieras

de-sú-bi-to

dejarte

consumir

cuando trepen

sus fieras manos tu talle

lleguen vibrantes hasta tu cuello

sus dedos jueguen ahí entonces

perdidos

en tu cabello suelto

y muera el día en tu boca.


Míralo bien

si resistes pronto morirá

huye,

su beso provoca flores despierta

pájaros,

colores a montones

embrujos

si resistes pronto morirá.

15 de marzo de 2011

Esta tarde
(francisco garzaro, 14 de marzo de 2011)

Esta tarde tiene de usted
la luz, tiene sus ojos,
tiene sus pájaros
tiene el crepúsculo
así como el viento;
sonríe esta tarde
como usted, cuando la miro;
esta tarde es ternura como sus manos
junto a las mías.
Esta tarde la lleva a usted
al rincón de la noche para amarla
en mi nombre,
esta tarde besa 
como usted pudiera
besarme,
esta tarde.

1 de marzo de 2011

Hasta siempre
(francisco garzaro, marzo de 2011)

.............................................................................A Nina, Liuba, In Memoriam

Tu voz grave, Nina
y la gravedad de tu palabra
resonarán siempre,
dijeron que ibas tendida,
cubierta de flores
sobre la bandera
con un río de gente
nosotros te hablamos
en la distancia, quedo,
la gran consigna la enorme
tormenta amorosa
en sílabas menores
que ya sabés
junto a nuestras florecillas centellantes.

Estuve lejos, tarde, no te vi
la última vez entre torogoces
con las nubes costeras y nuestras
golondrinas negras
adiós Liuba entre el brillante acero
elevas manos en triste aplauso,
adiós.