Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

17 de julio de 2012

Fantaseando con vos 
(francisco garzaro, julio de 2010)

Cada vez duermo menos
arranco vida
espacio
     a los sueños erráticos
a los que no quiero
a los inapetecidos
     inocuos

no puedo
frenar la imaginación voladora
la mía que salta, salta
de la vigilia al mundo ancho del sueño propuesto
     en que sos toda posible

escojo soñar mis deseos vivos
     allí donde estás completamente
dispuesta
     a vivir el sueño
allí te encuentro sin máscara
a punto
     de soñarte golosa
          la vida

mirá qué cosas digo con tal de encontrarte
     sin reticencias
fugada liberta
     para rodear tu cintura
con fantasías
inundar tus ojos 
     de parajes que no sabés

es ridículo a estas alturas pensarte
     con tanto romance
          llamarte
si quizás en sueño
     te convertí
          por causa de esta vida 
de mi carreta
     de versos

cuando a la realidad honro
me digo
     calladamente
¡fantasía!...
      
pero
francamente te encuentro
eso sí
     cuando quiero
puntualmente

deliciosa
     en mis versos.


(En realidad te pagás con vos misma, petulante. Ignoro, pues, por qué te pienso.)

3 de julio de 2012

Cotidiana. (Reflexiones sobre llevar un loco adentro)
(francisco garzaro, junio de 2012)

Camino; llevo un loco adentro
conmigo adonde voy
no soy cuerdo con eso
de mi cultura
     occidental
italos iberos algún rocío indígena
revolucionan
     las vísceras
mis intestinos
     cerebrales.

Ex crédulo. Nunca vi
     divinidades
     delante o detrás
de nadie
vi hombres
mujeres
     agachando
     la cabeza

poderosos hinchados
    adinerados
exprimidos
    trabajadores
unos flacos
tristes
algotros
    adiposos
            ante-sí

oh la parranda de los pobres
los jolgorios fastos
¡gol! …¡gooooooollllllllllllllllllll!
la patria del fut del criollo la patria del pobre
diablo
jornales miserere cebando
capitales
     luengos

ahora camino
andando voy
     de nuevo las calles
“mis calles”
“mi barrio”, digo
     por decir.

Camino voy jugando
     pensamientos
     uno, otro
     viendo gentes
          pintar fachadas

algún amigo
     veré
alguna
     allá
     en el Centro
otro sin saber-se
     loco
otra de-mente
     como yo
un poco
     como yo

la loca
–una loca–
     sin-saber-lo
estudia música
     en un no-país quiere ser
     estrella
     chula

la
lo
ca

encontraré
     inclu-so
masculladores
cuentacuentos
           agüeli-tos
                 agüeli-tas
media docena de viejos
     viejas
     ubiquistas
          añorantes

una mujer siempre
     a la puerta
del cafetín
la enésima
     vez
ofrecerá la Santa Lucía
     suerte con su cara
     de papel
maneras de ganarse
     otro palmo
la desdicha

el viejo roído en su saxofón
     lamenta la vida
cieguito
el hombre
     con su sombrero

yo digo loreando
loro que soy
mis queridas
     calles
no sé porqué
¿por qué?       
tal vez
el encanto sea
     de estar loco

¿loco?

ah loco porque busco
     (y no encuentro) soy
          digamos
               buscón
camino
     paso a paso
          mirando
mirándoos
     para encontrarte
pero no sé quién eres
     quizás seas
la nada
     que saboreo

abro los ojos
veo  (te veo)
nítida
     la calle
     entusiasmado
–¿quién inventó la palabra?–
     en-tú-si/as-(a)mado
pues
entusiasmado de qué

digo:
"Mi pensamiento". ¿Acaso es miyo?
¿qué es mío?
¿qué es lo (“lo”) mío?
¿lo serán tal vez
estos huesos
     viejos
que sostienen mis pies?

¡Señor de las preguntas!...
 ¡ejem!
dos puntos:

(yo) el andador te pregunto
     en voz baja
ba-ji-to
me atrevo
a preguntar
     (a “inquiriros”)
qué putas hago aquí
     aún respirando
     queriendo-te-to-car
     be-ber-te
          abra-zar-te

es (pues) que traspasan dioses
     diosas
docenas de cosas
lo que pienso lo que
     miro

urdo pasajes
     diapasónicos
     de virtuosismo
–ah palabreja–
     en mi afiebrado apasionómetro
          de palo
               de cuerda
ahí vuelo me vuelan los dedos

ahora voy de nuevo
des-pensándote comadreja
     vida
aguardando
     otro rico
cruce palabrero

pero voy por calles sucias
donde pululan uno
     dos ricos
de barbilla
     ridícula
con sus carrozas
      vip vip
circulando
     caminando
andando
     gerundiando
realmente gerundiándonos
como si nada
     la vida

i la sexta remozada
     pero deslucida
          –des-lúcida–
oh pueblerina
     ventanería
          de paca

(burlona la zebra sauliana grita:
¡nosotros aquí!
vosotros, vosotras, chusma:
¡fuera de aquí!...
es cuando digo entonces:
chusmos, chusmas del mundo:
¡uníos!)
 
qué desquiciado
(vamos pronombriando ahora)
quién
     (who)
pues
pobló la sexta
     de jaguares
          desculturas
               hojalatosas

quién jodió al viejito
     calaquiándolo antes
          de tiempo
esculpiéndolo
     como quien lee con sus antiojitos
a saber
qué pensó
     con su cerebro mostaza
ah, pen-só-"la-ta-ci-ta"
     de plata
     su sextita para añor-antes
     para ijines oseyga
o sea, pues
     o sea

por fin el Centenario
onde un hombre expende
     el ievangelio
promueve
–otra palabreja–
     la vida eterna
el reino, dice
maldice iracundo
     el pecado
lo único
     que nos queda
que nos va quedando

otro saca
     masacuatas
un pene
     enorme
     de látex
     de hule pues
todo gira  gira  gira
oh mercado 
     santo morbo
          verborreico
vagina
     diule
cuarenta curiosos
       apriendiendo     
o lelos deprimidos
     desempleados
     o simplemente huevones
     o desahuciados
     o alcohólicos
          en paro
"u" otros como yo sin ton
     ni son
reímos
     todos
estúpidos
     reímos

amiga no sé
     si te veré hoy
a ver si
     coincidimos
           (dialéctica palabra)
de nuevo
en el vacuo mundo
     deste país
a ver si te miro
     los ojos
a ver si logras
     ver-me

¿sabes? 
lo delei-table está condenado
     por peca-minoso
¡oh las palabrejas!
pero es lo único
     que nos va quedando
        de plano

en sentido diferente
alguien ha dicho
     supuesta-mente
     candida-mente (¡?!)
¡Entrémosle a Guate!
¡¿cómo que entrémosle a Guate?!
si ya le entraron
suficiente
mente
hace rato
ahora ya queda poco
poco
nos queda
todo está privado
privado de nosotros
     de nosotras
de vosotros
     de vosotras

hay algunas
cosillas
-ricura-
a la mano
     delipecaminosas
oxigenosas
     pacinifénicas
delietables
     (delei-tables…)

pero hay cárcel eterna
     anunciada
in-cluso
a los osados
     "u" osadas
pavoncito nuestro penal
     o el infiernillo
     o las dulces gaviotas
     para muchachos
     ¿i-o muchachas?
por pecar de libertá contra
     la norma
     el Estado
     la ley
     contra/recontra
     cualquier dios
     cualquier autoridá

por amor no se peca
     (¡ejem!)        
contra las diosas
las solítas
     las únicas
existentes
     de carnihueso
las divinas únicas
     diosas
que reconocemos
que reconoceréis
     que roban
          nuestro sueño

oh el Estado
oh nuestro antro
oh nuestra fuente
     dinspirasión

ahora caminando
voy
mas me trabo me enredo
(me, me, me)
no sé si dios si la diosa
no sé si el Estado, si la ley (?)
no sé si el estaoederecho
no sé si los ciudadanos notables si las
     notables ciudadanas
no sé si la megafrater
     o la catedral metropolitana
no sé si la fe
no sé si “los buenos guatemaltecos”
     o “los malos guatemaltecos”
no sé si las escuelas seguras
no sé si la entriega de fertilizante
     [a los siempre jodidos (los) misericordiables
                                                              campesinos]
no sé si bingotón
     o quetzalotto
no sé si prensa
     la que nos prensa
yo mejor retuerzo
     ideas
al llegar la noche
para seguir mirando 
     al techo
o mejor
pensando
     en vos
     vida
exclusiva-mente
intensiva-mente
profunda-mente
pecadora-mente
deliciosa-mente
     deleitable
cual eres
te amo
¿te amo deverdá?
o sea me pregunto a quién hablo
a quién escribo
¡carajo!
el enredo
el-en-re-do

pero te amo
por eso camino
     a pie 
ahora
seguro que sí.