Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

21 de enero de 2010

Mi poesía
(sheyla santana)
Mi poesía habla de mi tierra
raíces fuertes de ceiba
en la bajura calor y frío se mezclan.
Me revuelco de vez en cuando
en la sal y las arenas
de las playas prostitutas de mi tierra.
En sus promiscuos sembradíos
me lleno de arroz y nativos;
En sus calles etiquetados
andan mil cristos
por nacionalidad crucificados.
Y debajo de las grandes cordilleras,
auguran dioses: terremotos
y hasta por agua guerras.
Matapalos al asecho
tiran mis raíces pal viento
no hace falta tener ejército
pa probar el sufrimiento.
Mi poesía les habla de mi tierra
de cueros curtíos y bellas princesas,
de su bello sol y de su luna traviesa.

14 de enero de 2010

Francisco Garzaro,
Guatemala

Después de todo
(Enero de 2010)

fresca tu necesaria gravedad
derramas miel en beatas piernas
mas escrutas discreto ombligo
en tu danza, oh, camaleón

ríes, yo tarde reiré seguro
no bailo pues ningún lujo de tango
o me tengo en pie en tu nicho
ni sorbo tu espuma al sur

implacable cura
en diosesilla terrena
como ceiba voraz encantada,
cínica tú, golosa,
meliflua,
deliciosamente ritual
y tu piel

(-Oh, ¿un cura? -Sí, claro, nadie más, sobre todo un tipo así,
lúdico, y tú, la doncella caracola que gusta de cualquier monstruo
ardiente, diminuto)

ah, tu piel
niña luna tardía
cero vino al desamor
concluyó la patria
el beso
en pañuelo
celestial

lejos mécete
arcángela,
antiquísimo pudor
fuera del degüello
en tu estrella
duerme

(Distante osamenta en la cola del cometa. La última constancia.
-¡Cuál fue la tortura, cuál...! ¿Habéis soliviantado acaso,
insaciable, aquel truculento ánimo de este inocente santo?)

¿yo?
yo moriré tranquilo
sin restos
digo
de amargura

(Tú, púdrete)