Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

29 de agosto de 2013

Otto-Raúl González
(Guatemala),
de Sombra era, 1948



Amé su cuerpo entonces


Amé su cuerpo entonces y su alma.
Su piel fue para mí la tierra firme;
la soñé como un sexto continente
no registrado en mapas todavía.
Soñé con la bahía de su boca.
Su pelo era una selva vírgen
que abría su misterio mineral y oscuro.
Soñé con las ciudades de sus pechos.
Los ríos de las venas que aflotan su piel
eran rutas abiertas
a la navegación y el gozo.
Se podía viajar en su mirada.
En las blancas llanuras de sus manos
yo cultivé el maíz y buenas relaciones.
Después no pude estar sino en su cercanía.









 

9 de agosto de 2013

Epigrafías




Te escribiría una pinta
(francisco garzaro, 2013)




Amo las pintas. Expresión pura. Quisiera encontrarte escribiéndote una pinta para que la miraras en la pared y escucharas la voz que tiene cerrada tu puerta. En el camino me verías en algún lugar por donde pasaras transitando tu indiferencia; te pillaría entonces sin que pudieras escapar cuando anduvieras por allí harta de amor fallido dibujado en mujer. Te atraería mi pinta por su dulzor y por tu cálido espíritu de pasionaria oculta.


Y te diría por los ojos directo al corazón lo que te niegas a escuchar. Así sería posible. Ahora pienso que es virtud de cualquier pinta encontrar nuestras miradas con su poder de llamada urgente. Es eso lo que una pinta porta con versos o llamados o extrañezas; con rocío de amores sencillos que son reclamos tremendos de la gente para gritar que ama o aborrece.


Como yo te amo imagino que en tu camino encontrarías mi pinta. Que se atravesaría a tu paso mi pinta deteniéndote. Que te detendrías. Que la reconocerías de inmediato. Que ante ella desarmada sentirías un beso rompiéndote de amor.


Hay pintas chiquititas que con amor se escriben en el Centro Histórico, en paredes, en puertas viejas,
como la que estoy pensándote escribir. Y hay también las del torbellino, las que reclaman por injusticias
denunciando a tiranos, a cualquiera, a los que oprimen y explotan.


Muchas pintas son amor con pintura de tierna cólera. Amor y grito. La mía la escribiría con tu nombre
por amor. Digo con las tres sílabas de tu nombre.