Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

18 de julio de 2016

Francisco Garzaro,
Guatemala

De la lluvia y el río en la palabra
(En Intimidades del agua, 18 de febrero de 2012)


Mientras haya lluvia beberé

esencias rotundas

verticales

calmaré la sed que es de palabra

para decirlo todo

o casi lo circundante

aquello inatrapable, indefinible,

indescifrable como el visitador de los sueños

o como el pájaro negro de la mañana

o tal vez como toda la poesía

en su alta montaña azul con su pluma al viento



Mientras haya río hundiré mis manos en su caricia

en agua nueva plena de historia vieja

de cuentos tristes superficialmente extraños

ese meandro de solitaria transparencia

colmará por fin estos poros

por donde mira la luna mis huesos

¿Y estos ojos?

estos ojos no sé si serán todavía los míos

se van por caminos recónditos

resbaladizos

por lágrimas e irritaciones del coraje

llevan la piel cansada estos ojos de años

con los pasos en falso

con las creencias caídas

con los sueños apalabrados que se crecen como ciervos perseguidos

¿Ah!, triste, fiera y tierna poesía si te pudiera tocar

con estos dedos que saben escribir tu nombre al umbral de la flor

junto a los senderos mil veces andados

pero huyes, oscureces los parajes de viento

ocultas tu resplandeciente plumaje creador del verso

y muere el azscuán migrante sin desplegar siquiera sus alas



Es cuando tenemos que hablar crudeces

hablar de justicia implacable

de convertir tu rubor de beso en feroz tinta de aliento

así llego a ciegas por el agua

en la madre lluvia a tu cosmos enigmático

para convocarte y para que convoques.

(Somos tu palabra; tú, sólo nuestra boca, nuestras manos que laboran).