Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

28 de enero de 2013

Francisco Garzaro,
Guatemala

A vos, el amor que no está
(Agosto de 2012)

                                                  "Andábamos sin buscarnos
                                                   pero sabiendo que andábamos
                                                   para encontrarnos."

                                                                         Julio Cortázar

Al Centro voy
     te busco y nada
no hay rastro
     de vos
     
caminando voy
mirando
     paredes
          viendo
garabatos
     de la gente
ociosa
enamorada

mueca pintarrajeada
              el Centro
con sus adobes
quejumbrosos
llamando al viento

andenes hastiados
insisto
     en ellos tu huella busco
mirando al piso
          entro a las tiendas
               y nada
nada

y bueno
llevo esta cosa
que me hace ir a las calles
                                sin lluvia

oh invierno este
     sin trueno ni lluvia
también sin vos

terco soy
maniático pues
                me digo,
tal vez solo te quiera ver
                        para hurgar
mi corazón

debiera encontrarte
                   digo por alguna parte    
hallar mi corazón
pedirte que lo pongás en mi mano
                         para devolverlo
a su caverna
     habitual

pero no te encuentro
     desdibujada estás
desde un abril
          en tu único
impetuoso
          arrebato de beso
en tu repliegue

de entonces
de cientos tal vez otra sos
fundida en el polvo de las calles
                                        sin agua ni luz

no queda salida a la gana
          a la necesidad de vos
               vengo
                      te devoro a versos alrevesados

sueño yo te sueño,
yo te busco besos nuevos en mis labios secos
y ahora encuentro solo letras
     para abrazarte
porque sos mi dosis perdida
                                     mujer
y solo espero para que llegués la luna
y solo aguardo la luz que alumbre para hallarte
                                                     en cualquier calle

aquí voy pensándote mujer
evadiendo
     agujeros
               sabiendo que estás perdida
que ya no hay tiempo
que a vos te sobran tardes
que se te gastan suaves como te place
con quien querás

ahora veo tus ojos pardos parados en mi ventana
en la pc salta tu mirada de animala
                                            llena de mieles
tu mirada fija con tus labios suculentos
                                            en las fotos de un día radiante
como si nada
y ahora me mirás solo entre píxeles

y bueno creo que lo de no encontrarte
     es porque jamás te perdí
nunca te tuve
y eso sí es una mierda de veras

pero hay algo rico
                    dulce
agripicante en todo esto
                   de buscarte
como a una diosa inexistente
vacua
de piernas bonitas

hay algo delicioso en todo esto
de no hallarte
o sea que me aventás al coma fantástico
                       –como quien no encuentra potable al agua
                         y se mete al enorme pantanal con pantalón y saco y todo–
y a plena sed busca atragantándose y busca y camina

mirá que cosa tan rara ésta
te miro a veces
     en alguna mujer
asomada a la calle
          anónima
siempre anónima
               que camina descuidadamente
en busca de oscuros anteojos
                         en los escaparates
     distraídamente
en la vagancia

toda esta parafernalia vale mientras camino
husmeando en la acera
queriendo
          filosofarme

animala mía si tan solo pudieras
salir afuera
de ese caracol
            de su laberinto
            si escaparas tan solo, si dejaras
que yo tomara mi corazón
                         de tu pecho

pero bueno te voy entendiendo
no querrás arrancar
     este corazón del tuyo
                mientras lo tegás cálido, cariñoso,
sujeto, bobo
                       pegado al recuerdo

oh cárcel deleitosa, oh presidio de nostalgias
atrapado voy mientras no olvide de vos mujer
tu talle
ni todo lo adorable que tenés
por allí o ahí

quizás nunca leás este aparatoso brote
                         de palabras
porque evitás encontrarme no me hallás
aunque sé que adicta sos
asidua a esta situación
               de ausencia
y claro, además tenés a un fulano
     que quizás se me asemeja
o que tal vez yo me le parezca
o que me mirés en él y en él ridículamente te aparezca yo;
no seas loca,
mujer,
no creo para nada en eso de pa-re-cer-nos

en
al
go

ni en alguito
          siquiera
total absurdos vamos
sin hablar-nos
sin palpar-nos
ni exponer-nos

pero bien sabido lo tenés
que sigo en las calles para encontrarte
y que no sé por qué te busco así
                                    a vos                   
                                      de esta manera maníaca-depresiva
cuando pudiera escribirte un par de palabras 
amorosas
o con fiereza
y enviarlas con un click 
a tu mail.


(tal vez tema no encontrarte
es algo como un miedo que tengo
a que hayás muerto
               definitivamente
que te extingás de una vez por todas
                           o algo parecido
temo quizás quedar libre sin vos
                    que en realidad nada más seás otra
cualquiera otra
no mi jodida atigrada
     no la que he amado
que así haya sido siempre
que no seás a quien he venido
                                       buscando
que seás
 o
tra).