Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

22 de mayo de 2012


Fumada
(francisco garzaro, mayo de  2012)
                                      
                                               
                                                                (...) Amaremo lloraba al recordar, y encaminando sus pasos a
                                                                un oscuro rincón de la gruta, tomó en sus manos un cráneo
                                                                humano que allí había y dijo mostrándolo en alto:
                                                                -¡Ved aquí la gran vasija vacía!... Es el cráneo del poeta.

                                                                                 Salarrué. Los siete vasos de Amaremo (O-Yarkandal)
                                               
                                              
 I

Se me ocurre
ahora repentinamente
pensar en vos
ridículamente como soy
medio bobo otra vez mirando al techo
otra vez
sin cigarrillo
abandoné fumar
ni modo 
oh el cáncer jodido
a saber a saber 
por si las moscas
huyo a dondequiera
cruzo la esquina pero te bebo en el aire
tu piel lisa lo mejor palpo
el soplo, un beso
tocarte el plumaje
quiero como a un pájaro
repentino
tu cuello
pluma a pluma
mirarte
lo has de mirar
al beso digo
fugaz
antes que bata las alas
se lleve el amor

II

La tarde 
se muere
la mengala luja otra vez sin vos
         la locura la Catleya luminosa
                  (luz cabizbaja, enmohecida negriblanca luna)
saudade pues saudade mejor fiesta 
eléctricas rápidas luengas fusas
veleidoso ilillo sónico metaloso tras el hoyuelo
tu agujero en la pared
ya no fumo chis ya no maldito cáncer
pero vos nada... la m...
estilo el tuyo
clasemediera
yo aquí comiéndote a mentiras
des-menu-zándote pluma a pluma
a tajadas
de mentiras
a ver si
aparece la estrella
a ver si
me llama

III

Criado al absurdo humo de un loco pertinaz
(eso es, por eso pienso en vos)
vivís en mi mente agridulce melocotonosa montufariana
veo cada pájaro decolorado hambriento por ahí y me jodés
                                                                       rocordándote
                                                             chasquear lubria las rodillas, tras, tras
quizás me taraste para siempre y yo viva
estupidoso feliz entre libros haraposos
buscándote amplia democrática fallida en personajes de invento
bien jodido vos y yo sin poder fumar
solo tocando tus plumas sin piernas
ni senos
como a un pájaro
repentino
medio sonso
ahora tengo que
mirarte fugazmente
antes que batas las alas

IV

Duermo
no te recuerdo ah la suerte
fumo
maldito vicio olvidado
expelo humarolas a un cielo angelical
carísimo
cruzo la esquina trunca la cualquiera
méanla dos junior 
en pull over
dos níveos santos
del opus
bien peinados
olorosillos
pulcros pulcros pulcros
hay plegarias
picantes 
de mujer
llego por fin a la barra
bebo
gentío
la jarra con rock 
senos cosas parlantes
vos sabés, lo del viejo Marx merchandise fetichismante
sonríen chocan espumarosos tarros
alegre vos pura uva vos
hasta Majano va y viene entre grenchas
ah la española neolibe cooperante rajoiana
ululosa vos, ¡ululosa!
caleidoscópica la chava
pasaportón european union casi nada vos
y no te pienso bebo estruendosamente
vaya qué viaje nel sin encontrarte
por aquí ni siquiera tu rastro
temo ahora al día
temo completamente despertar
un café, eso, un café
afuera un pájaro canta.