Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

27 de agosto de 2010

Otoño, nada más otoño
(francisco garzaro, 2010)

Volver como vuelves años después
con la mirada de nuevo frontal
buscar en tu cara los pasos, las huellas
los caminos desandados
encontrarte como clara mañana
asombrarme entonces con tu sonrisa gris
en tus labios rojos de tanta guerra
con tu convocación al mar sin pausa ni remedio
reir de las acechanzas del huracán
a las alturas de estas nieves.

Llegas como llegas de repente sin existir
francamente eres como la nada
dejé de pensarte
a la nocturna manera de un tango
viejo de tantos años de dolor de dentelladas
de rincones de esquinas en olvidados barrios
o puertos acosados
por los días
no sé porqué hoy tropiezo en la fragancia
de la mañana
con tu magra enmohecida risa
en este país horrendo
como si nada, como si nada.

Lapsus obsceno
vete de nuevo del ser que lleva
mi nombre encima del hombro
sé quién eres, lo sé
generalosa oportunista
hallarte
tan fácil hoy regalada, de repente
como si nada, ¡como si nada!
encabrona
tu abrazo cómplice de la desgracia
y no se vale ni tu estridencia ni tu ojo azul
ni tu medio querer barato
pájara corrupta
de bajo vuelo
vete.

Arrástrate en tu placer de pestilentes millones
en la carroña del lujo
en la opulencia de lechos preferibles
no sé mujer, es otoño, nada más otoño
y no realizo completo este desprecio
por ti que debe ser malquerer prudente no simple olvido
mas odio de multitudes
hartas y sin justicia
de opresión y caridad.