Un colectivo, un hábitat para la poesía y otras expresiones de la palabra en la diversidad literaria dirigido por Francisco Garzaro.

Mesa de Poesía publica a colaboradores y colaboradoras más o menos permanentes e incluye con frecuencia a poetas invitados. Incluye una pequeña galería fotográfica. Cuenta también con una sección de Narrativa breve, artículos y otras expresiones de la palabra. Para ir a esa sección simplemente utilice el vínculo que con tal propósito está localizado en la parte superior derecha de nuestra portada. Para volver a la página de inicio localice el vínculo correspondiente en la sección antes mencionada.

Esperamos que su encuentro con la poesía en nuestra revista-blog sea de su agrado.

Mesa de Poesía en el ciberespacio y desde Latinoamérica para el mundo.

16 de septiembre de 2008

Querido Pulgarcito de América -A la tierra salvadoreña que amó Roque-
(f.garzaro, abril de 2008)

Te recuerdo
hace treinta años
cuando caminaba
bajo tu sol
en jornadas de angustia
eras siempre calurosa
tu arboleda
besaba las calles
tu sombra
abrazaba tibia
los pavimentos.

Contaba mis pasos
los días las semanas
cada vez más hondo
cruzaban los gritos
en medio del humo
las detonaciones
la enorme distancia
del oro al sudor
del llanto a la demanda.

Recuerdo tu voz
tu guanaca melodía
peculiar como la flor
del afilado izote
que mira al cielo
tu muchedumbre
sus quinientos vatios
el amor la Morena Celarié
en la profunda
Puerta del Diablo.

Como fuiste penetrando
rompiendo de tajo este molde
a tiro a cuma a libro limpio
Dalton Geoffroy Escobar Velado
Romero esclarecido Alfonso,
Alfonso Navarro Oviedo aquí adentro
bien adentro cura-lo-todo
linternero el chero ensotanado
de Miramonte la luz
cristiano contestón
ensangrentado a plomo
desde la transparencia del tiempo
te grito
¡aquí estoy!

Todavía respiro tus aires
para aspirarte profundo
llevarte conmigo
con tus queridos muertos
que son mis hermanos muertos
Cuscatlán asoleado
que te camino con mi vida
a cuestas.

Hoy las calles aquellas
están ahí y aquí estoy
quisiera caminarlas
nuevamente erguido
con pies de cipitillo
marcar de nuevo
sus pavimentos calientes
con mis piernas cansadas
beber aquellos líquidos
transparentes con su boleto
a la risa a la lágrima exacta
entrar a tu coloquio guanaco
de poetas y lúcidos locos.

Quisiera y quiero y puedo
pero, Pulgarcito, pegas fuerte
arrastras con tus odios que hice míos
con tus mieles con tus cálidos
besos de espuma
quisiera y quiero y puedo
pero temo que me fundiré en tus palmas
de cuerpo entero caeré
en tu laberinto de ágiles luces
en el agujero profundo que cavó
silencioso el torogoz para mi
en tus entrañas
quisiera y quiero y puedo
llegarme ahora ahí contigo
con este cargamento de búsquedas
encontradas por fin
para bañar este cuerpo a borbotones de mar
para ascenderme vertical al reino
del pájaro y la nube
para vivir de nuevo tanto, tanto
para amar de nuevo tanto, tanto
para morir de nuevo tanto, tanto.